Funidelia, líder en el sector de los disfraces

FUNIDELIA es una empresa aragonesa que nació en septiembre de 2011 de la mano de Antonio Escartín y Carlos Larraz quienes, tras presenciar como un conocido de ambos tuvo que soportar una larga espera y pagar una serie de aranceles tras haber comprado un disfraz online, se dieron cuenta de la enorme laguna de mercado que había en el comercio online de disfraces en España. Su objetivo era ofrecer un amplio catálogo de disfraces a precios asequibles y con rápidos plazos de entrega y es por eso que hoy en día se encuentran entre las tres principales tiendas online de disfraces a nivel europeo.

La empresa tiene presencia en 32 países de 3 continentes y un rango de precios que oscila entre los 10 y los 1000 euros. La web también es capaz de proporcionar experiencias personalizadas en función del país del cliente, ya que está traducida a varios idiomas y cuenta con métodos de pago y transportistas locales. Esta logística externalizada es la que permite que los disfraces lleguen a su destino en 24 o 48 horas en función del país desde el que se haya hecho el pedido. También ofrecen otros servicios como la personalización de disfraces para empresas o centros escolares a través de la incorporación de logos corporativos, y descuentos para fidelizar clientes.

El análisis de datos es uno de los fuertes de esta firma, ya que los grandes estrenos culturales, Google Trends, e incluso las propias métricas de la web proporcionan información esencial para anticiparse a los grandes fenómenos y abastecerse de stock meses antes de las tres grandes fechas: Carnaval, Halloween y Navidad. A parte de esto, conocen a la perfección la edad y carácter de los consumidores según la época, por lo que adaptan el marketing y la apariencia de sus RRSS con el fin de que resulten más atractivos para ellos durante los meses anteriores a las grandes fechas.

Con el fin de diversificarse y superar la estacionalidad, la tienda también se ha convertido en un distribuidor de merchandising de las grandes franquicias (Marvel,Star Wars, Harry Potter, etc.). Por otro lado, han comenzado a fabricar su propia línea de disfraces licenciados por Dragon Ball, Pac-Man, Pitufos o Masha y el Oso entre otros, con la ayuda de proveedores y distribuidores locales.

La localización, expansión y departamentalización de FUNIDELIA, la ha convertido en una empresa muy atractiva para nuestras alumnas, ya que es aquí donde tres de ellas han decidido realizar las prácticas obligatorias. En este caso, hemos entrevistado a Paula Tobías para que nos explique cómo las vivió realmente, qué ha aprendido y qué conocimientos de la carrera ha sido capaz de aplicar trabajando para esta empresa.

“Estuve de prácticas a principios de verano” nos cuenta la alumna. “Al principio estaba un poco asustada porque pensaba que no encajaba al 100% en el perfil que pedían, pero está claro que al final no importa tanto si tienes ganas de trabajar y aprender”.

Cuando le preguntamos si había estado a gusto, contestó: “Ha sido una suerte trabajar con Antonio porque creo que tener a alguien que conoces tan bien como un profesor de supervisor es una ventaja increíble. Yo que en general soy más introvertida sé que habría tenido muchos más problemas a la hora de preguntar dudas por ejemplo si fuese alguien que no conozco, pero con Antonio el trato ha sido muy fácil y me lo he pasado muy bien. Además con él he aprendido mucho porque sabe hacer de todo, madre mía, me recomendó un documental sobre la creatividad súper interesante y me animó a empezar a manejar Clo 3D. También he mejorado considerablemente mi uso de Illustrator y de Photoshop, además de que el uso diario de estos programas me ha hecho tenerlos más mecanizados y por lo tanto ser mucho más rápida trabajando con ellos”.

“Aunque yo he hecho las prácticas online por el Covid, el resto del equipo también ha sido muy atento” Nos cuenta. “Noemí de recursos humanos fue un cielo tanto durante la entrevista, que acabamos riéndonos un montón, como durante mi tiempo en la empresa, incluso me hizo el favor de ampliarme la jornada para acabar antes. Mayte también un encanto, el primer día tuve una reunión con ella y con Antonio y me estuvieron contando cómo funcionaba la empresa y el cambio que estaban haciendo para ponerse producir ellos. Estuve también en una reunión en la que se presentaban los diseños que Antonio y yo habíamos preparado de los disfraces Mayte se encargaba de decirnos las modificaciones que había que hacer (generalmente para abaratar costes), muy interesante”.

Decidimos preguntarle también cuáles eran las capacidades aprendidas en la carrera que más había podido desarrollar, ya que somos conscientes de que no es lo mismo aprenderlas y aplicarlas en la escuela que en el mundo real.

“Mi trabajo en la empresa ha sido muy ameno, cuando decidí solicitar estas prácticas no estaba muy segura de si iba a saber hacer fichas técnicas o de si me iba a gustar, pero Antonio, que es consciente de que acabo de terminar segundo, me ha dado solo trabajo compatible con mis capacidades. Mis labores han sido sobretodo de investigación, de dibujo en Illustrator y de creación de estampados y texturas en Photoshop. Aún así he aprendido mucho dentro de esas dos cosas y Antonio siempre ha estado pendiente de enseñarme todo lo que va después, las fichas técnicas, cómo crearlas para que se entiendan bien y en China, las reuniones en las que se hablan las modificaciones, cómo representar costuras costuras o detalles, los arreglos después de que llegue un modelo confeccionado…»

“La verdad es que estas prácticas me han servido para conocer más de cerca el mundo del diseño, en concreto el papel del diseñador. He aprendido muchas cosas y he abierto los ojos: he visto lo que es ser un diseñador en la vida real. Se me han pasado muy rápido, nunca ha faltado trabajo, he estado muy cómoda y me lo he pasado muy bien. Sé que insisto mucho en esto pero hacer las prácticas con alguien que conoces y te conoce es un gustazo y creo que no hay nada mejor que trabajas a gusto”.

Al ver lo contenta que había estado a lo largo de toda la experiencia, le preguntamos si había algo más que le hubiera gustado hacer, si tenía algún arrepentimiento o si repetiría, contestó lo siguiente:

“La verdad es que me hubiera gustado hacerlas en unas circunstancias más normales para poder sentirme totalmente involucrada en el ambiente de trabajo; así que hablé con Antonio de hacer unas prácticas voluntarias otra vez en FUNIDELIA cuando pueda ser de manera presencial por tener la experiencia completa”.

Artículo realizado por Alejandrina Hernando
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 hacercreativo.com - Todos los derechos reservados